domingo, 4 de octubre de 2009

No quieres taza...

... pues toma garrafa de 5 litros.

Resulta que el otro dia iba yo tan tranquilo a clase, en principio todo parecía más o menos normal, un día despejado... lleno de paz... de armonía y sólo tenía que asistir a una clase teórica donde, entre otras cosas se iba a exponer el enunciado del primer ejercicio que tenemos que hacer durante el curso... Una clase teórica que por cierto su primera parte era repetida y donde había un nivel de murmullo tan exagerado... la gente hablando, alguno riéndose a carcajadas... que al profesor no se le escuchaba absolutamente nada (y digo yo, al que no le interese la clase que se vaya a su casa... pero que no se dedique a tocar las narices a todo el mundo... Esto lo digo como un comentario al margen)

El caso es que hasta aquí todo más o menos normal, pero llegó la segunda parte: las listas de alumnos de cada profesor. Al principio de curso te dan unas fichas donde puedes elegir por orden de preferencia el profesor que más te guste de los 6 o 7 que hay. Y así lo hice, puse mis 5 númeritos del 1 al 5 en la casilla de cada profesor, según mis preferencias. El caso es que al mirar las listas, me había tocado con un profesor que elegí en 4º o 5º lugar, ya ni me acuerdo. Vamos, el típico profesor que piensas que no te va a tocar en la vida, que ni le conoces ni ganas que tienes. Y digo yo. ¿Para que sirve entonces hacer esas fichas para elegir profesor, si después te ponen con el que menos te lo esperas?

Pero eso no es lo peor, lo peor es el profesor en si mismo, que tiene un método de trabajo bastante incompatible con mi forma de ser, por decirlo de alguna manera. Todos los trabajos que se hagan durante el curso hay que exponerlos en público con un powerpoint delante de todo el mundo. Y el primer trabajo que hay que exponer es este próximo martes...

Realmente decir que estoy nervioso sería un eufemismo. Estoy... al borde de cortarme las venas. Todas mis esperanzas de acabar la carrera este año se están viniendo abajo. Creo que he sido demasiado optimista e iluso en mis apreciaciones de este tiempo atrás. Creo que tendría que ser más consciente de mis limitaciones y de mi forma de ser para fijarme objetivos realmente alcanzables. Está claro que o supero el problema que tengo de FS o voy a seguir teniendo muchos problemas en mi vida.

Y aunque tengo muy buenas amigas que me ayudan mucho, pero el miedo, por no decir el terror o el pánico absoluto ante este tipo de situaciones me superan y no sé como controlarlas. Por si alguien no lo ha entendido aún, este terror es lo que diferencia la fobia social de la simple timidez o la cierta incomodidad de hablar en público que puede tener casi todo el mundo.


Hoy me despido con la cita de Aristóteles:

"El miedo es un sufrimiento que produce la espera de un mal."

2 comentarios:

  1. Vamos! animo! esto que te sucede es superable, y la única manera es enfrentarlo bien preparado que no te darás ni cuenta como fluye todo cuando dominas lo que estas hablando, es cuestión de preparación... yo tambien le tengo temor a hablar en público, pero cuando hay que hacerlo, hay que hacerlo, porque si huyes, jamás podrás superarlo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Estoy como tú, pero se supone que todo profesor debe tener otro método alternativo de trabajo para los denominamos "alumnos no presenciales" en el q no te pueden obligar a ir y exponer.

    Estoy en el msn hoy ;)

    ResponderEliminar