viernes, 1 de mayo de 2009

Mentiras creibles, verdades increibles

Hay una cosa que me sucede algunas veces y que me da un poquito de rabia. Consiste en que a veces cuando digo la verdad no me creen porque lo que cuento resulta poco creíble.

Por ejemplo, si yo contase a alguien que no he fumado nunca (cosa que es cierta), y cuando digo nunca me refiero a jamás en la vida, a que nunca he dado ni siquiera una caladita a un cigarro, pues es bastante probable que la persona a la que se lo cuento no se lo crea e imagine mil razones de porqué le estoy mintiendo. Seguramente pensará:

1. Quiere aparentar lo que no es.
2. Seguro que se pasa el día fumando porros y para ocultar la verdad dice que no fuma nada de nada.
3. Seguro que alguna vez lo ha probado aunque no lo quiera reconocer.

Y así... otras muchas razones de porqué estoy mintiendo, cuando realmente estoy diciendo la verdad.

En cambio si contara una mentira creíble, como por ejemplo que lo probé por primera vez cuando era muy joven y estaba con los colegas en el parque, que no me gustó nada y ya no volví a fumar más... pues realmente es una mentira pero mucho más creible.

Entonces yo me pregunto: ¿Qué es mejor...

1. ...decir la verdad y quedar "curiosamente" como un mentiroso y un bicho raro?
2. ... o decir una mentira creíble y quedar como una persona normal y muy sincera aunque realmente esté mintiendo?

Esta duda "metafísica" me corroe desde hace tiempo y aunque últimamente me preocupa cada vez menos lo que pueda pensar o decir la gente, cuando me ocurre esta situación me sigue dejando un poco desconcertado.

Al final lo que hago, depende un poco del grado de confianza que tenga con la persona a la que se lo cuento. Si tengo mucha confianza pues cuento la verdad aunque eso me lleve a dar más explicaciones de las normales, y si no tengo tanta confianza pues sigo diciendo la verdad... y si no me creen o piensan que miento o que soy raro pues me da igual... ¡A ver que voy a hacer...!

¿Os ha pasado alguna vez algo semejante, decir la verdad y que no os crean? ¿A que da rabia?

Me despido con la cita de Braque Georges:

"La verdad existe. Solo se inventa la mentira."

9 comentarios:

  1. Bueno, la gente cree lo que quiere creer... no hay más vueltas que darle al asunto.

    Sigues vivo despues de todo eh?

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Te leo por primera vez, pero me ha gustado muchísimo tu comentario. Te esntiendo perfectamente porque yo NUNCA he fumado y creo que casi nunca me han creído o me han considerado medio rara supongo.
    Yo me he cansado del la estupidez de mucha gente y algunas veces digo mentiras chiquitas, para dejar de dar explicaciones.
    La frase que has citado es genial.
    Un gusto leerte.
    Arte

    ResponderEliminar
  3. y si te digo que nunca he comido caracoles?..me creerás? o soy una bicha rara?jeje..Yo creo que lo importante es ir siempre con la verdad por delante y mostrarte tal cual eres...El problema en todo caso lo tienen los demás,no crees? Un petonet i Força Barça!;-)

    ResponderEliminar
  4. Yo digo que "importa poco lo que piensen de mí". Es una frase de una canción, pero resuena en mi cabeza en ciertos momentos oportunos y el ritmillo de la canción termina por convencerme.

    Yo digo que la verdad importa mucho y que merece la pena siempre aunque no siempre lo parezca, supongo que es valiosa en sí misma.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y qué más da lo que piense de ti gente que no te conoce lo suficiente como para saber que no has fumado nunca? Me explico: Los que realmente te conocen, seguro que ya saben que tú no has fumado nunca. Seguro que con tus amigos has vivido mil situaciones en las que has tenido la oportunidad de fumar y no lo has hecho. Por otro lado, los que recién acabas de conocer son exactamente eso, CONOCIDOS, y no te van a juzgar tan rápido, es decir, por decir que no has fumado nunca y que no te crean, no te conviertes a sus ojos en un mentiroso. Esto, en el caso de que fuera falso, no pasaría de una mera mentirijilla. La gente no saca conclusiones de forma tan rápida.

    En fin, después de todo este lío de explicación no sé si habrá quedado muy claro lo que quería decir... :P

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  6. Yo te creo.
    Tampoco nunca he fumado.
    ¡que te importa lo que opine la gente¡ Me doy cuenta que tienes una vida interior muy rica, y que en tu mente las cosas son más dificiles que en la realidad.
    Ya no sé si te estoy hablando a ti mismo o a mí.
    besos. Karolina. siempre podrás contar conmigo...aunque no te hable.

    ResponderEliminar
  7. Dan rabia tantas cosas y que. mientras vives, sigue luchando... Peor lo pasan los niños de Africa... que no pueden expresar ya lo que sienten, porque tienen necesidades primarias para cubrir.
    ¿que es lo que quieres hacer? HAZLO.karolina. Haz música o lo que quieras, si eres feliz así con el blog y todo esto tb... No cualquiera daría escrito un blog...

    ResponderEliminar
  8. si, he pasado por eso varias veces, y pues depende de a la persona a quien le digas la verdad o mentira, de si realmente te conoce o no ... saludos.. me gustó tu blog :)

    te invito a pasar por el mio
    http://inmensurable-inmensidad.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. Tu post aunque quiza se enfoca en un tema el de fumar, es en realidad una gran pregunta , hay debates por esto desde el principio hasta la actualidad, por ejemplo, ¿que es la verdad? Tu pones un ejemplo muy simple, pero importante por que , precisamente nadie cree que no lo hayas hecho, pero si mientes al sentirse identificados y al haberlo experimentado pueden creerlo, esto aplica en todo, desde la ciencia hasta la religion y la filosofia . Esta biehn que lo puedas identificar , la verdad pues aqui aplica en el contexto . Tu quedate conforme que te digas la verdad a ti mismo.

    ResponderEliminar