lunes, 25 de agosto de 2008

Un año más

Hace poco ha sido mi cumple... un añito más. La verdad es que sigue sin gustarme lo de cumplir años. Pero bueno... qué se le va a hacer... el tiempo pasa. He recibido felicitaciones de todo el mundo, de mi familia y de mis mejores amigos... Quizá esperaba la felicitación de alguien especial para mí, me habría hecho ilusión... pero no ha podido ser, se le ha olvidado, ¡qué cabeza! y mira que lo hablamos el día de su cumple, incluso el mismo día le dí alguna pista que pensé que le haría recordar... pero nada...

A veces me pregunto qué es lo que significo para los demás. Siempre trato de que la gente cuando está a mi lado se sienta lo mejor posible, intento escuchar, ser un buen amigo... pero ¿de qué me sirve? Supongo que para entretenerme y servir de entretenimiento... pero nada más. Es lo que me pasa siempre, quizá espero más de las personas, de lo que en realidad debería esperar. Pongo el listón demasiado alto y nadie es capaz de superarlo. Soy demasiado exigente...

Tampoco me ha felicitado otra persona especial para mi, mi amiga L. aunque bueno, pensándolo bien... lo realmente sorprendente hubiera sido recibir su felicitación. Hacía tiempo que no hablaba de ella en el blog. Aún sigo recordándola, claro. La recuerdo como una amiga que me ayudó mucho, a la que no supe entender y a la que siempre estaré agradecido. Siempre pienso cómo se encontrará, si estará bien, si será feliz, si alguna vez podríamos volver a hablar aunque sólo fuera como conocidos... mi cabeza siempre está pensando...

En fin... por lo menos estoy muy contento con las personas que sí que me han felicitado que me han dado una gran alegría.



Y siguiendo con mis paranoias variadas me gustaría decir que últimamente estoy muy para adentro. No me apetece nada estar con gente, ni ir a comer, ni a cenar, ni salir por ahí. Las relaciones sociales en general me parecen una gran farsa, muy superficiales, mucho jiji y mucho jaja, pero a la hora de la verdad, con pocas personas puedes contar y hablar de temas realmente importantes. Parece que la gente sólo piensa en ir a comer, beber, emborracharse. En éso consiste la diversión en general para la mayoría de la gente. Y yo tengo la fortuna o la desgracia de no ser así, me gusta cuidar mi salud, no bebo alcohol, y entiendo la comida como un alimento que aporta energía al cuerpo, no como una excusa para relacionarse de forma totalmente superficial... Vale. Lo reconozco. Soy raro y me rallo mucho... pero soy así... soy yo. ¡Que le voy a hacer!

Bueno, pues nada más, hasta aquí el post de hoy, ha quedado un poco largo. Gracias a todos los que os pasais por aquí y me seguís leyendo.

Me despido con la cita de Anthelme Brillat-Savarín (1755-1826) Gastrónomo y escritor francés.

"Aquellos que padecen una indigestión o una borrachera no saben lo que es comer ni lo que es beber"