martes, 19 de febrero de 2008

Miedo y Vergüenza

Hoy había quedado con ellos para comer. Lo tenía todo decidido, saldría del trabajo... iría a la parada del bus... cogería el autobús, y al final del trayecto sólo tendría que andar un poquito hasta llegar al lugar donde habíamos quedado... una llamada perdida y por fin podría conocerles.

Pero algo se torció en mi cabeza. Cuando estaba esperando al autobús empecé a imaginarme la situación un tanto extraña y empecé a sentirme absurdo, que yo allí no pintaba nada, y me empezó a entrar el miedo que me suele entrar a veces cuando voy a conocer gente nueva y acabé por salir huyendo como ya he hecho otras veces.

No lo he contado nunca, pero el día de Nochevieja que lo pasé tan bien, justo cuando estaba en la puerta dispuesto a llamar al timbre, aún estaba pensando en darme la vuelta y volverme a mi casa, y todo por el agobio y vergüenza que me produce lo de conocer gente nueva. En Nochevieja tuve el valor de llamar al timbre, pero esta vez no lo he tenido.

Y lo peor viene después, cuando llegas a casa. Por una parte sientes alivio porque te sientes tranquilo y has evitado la situación, pero por otra tienes la horrible sensación de haber defraudado a los demás, de haberme comportado mal, de que seguramente no voy a ser entendido, de que puedo perder a las personas que aprecio por culpa de mis miedos... Y se pasa muy mal, lo que uno quiere en esos momentos es hacerse pequeñito y desaparecer como si fuera
"El increíble hombre menguante".

Pero nada de eso sucede, ni te traga la tierra ni te haces pequeñito ni nada de nada. Aquí tengo que seguir aguantando la vergüenza como pueda.

Esta vez no he sido capaz de llamar al timbre. ¿Tendré oportunidad de llamar otra vez?

Hoy me despido con la cita de Jean-Paul Richter:

"Los tímidos tienen miedo antes del peligro; los cobardes, durante el mismo; los valientes, después."

5 comentarios:

  1. Sé cómo te sientes... Me pasó una vez y decidí que no volvería a sucederme. Así que ahora me da igual el miedo que me aceche, que yo a por todas (además, el resto no saben que me siento tan insegura XD).
    No me he arrepentido, la verdad.
    1beso! Y no te sientas mal!!

    ResponderEliminar
  2. Quizá el miedo te limite y quizá también debas decirle adiós, no crees? no es que yo sea una experta en despedidas, pero creeme, cuando lo intentas una vez, la segunda es más fácil;)
    No creo que hayas perdido la oportunidad de conocerles, no te tortures. Estoy segura de que otra oportunidad habrá, lo sé! ;)


    besitos y no te agobies!!!

    ResponderEliminar
  3. Ay xiquillooooooooo muy maaaaaaaaaaaal. Mira... sé que me dirás que yo soy muy simpática y no tengo problemas para hacer amigos... No sé si me creerás pero de "más jóven" era súper tímida, y el superarme daba lugar a enrojecerme por cualquier cosa, de hecho muchas veces aun me pasa.... Pero es que en la vida si no te superas no haces nada.

    Un besote e intentalo! veras como no te arrepientes y si lo haces, cuando llegues a casa te embargará la sensación de que no te has fallado... y te sentiras orgulloso de ti mismo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno poco a poco, pero eso sí, tienes que poner de tu parte, cada vez que te sientas agobiado intenta cambiar ese pensamiento y pensar en positivo y que todo va a ser maravilloso, el que todo vaya bien depende mucho de la energía que transmitas, así que ya sabes!! a pensar en positivo!!!
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. He pasado por eso. A veces sale bien, otras no tan bien, y alguna de ellas, acabas arrepintiendote de no haber dado media vuelta a tiempo.
    Pero creo que es importante conocer gente nueva, moverse en distintos ambientes, aprender de lo que es diferente a nosotros, solo así nos hacemos a nosotros mismos. (uys, me he puesto un poco filosofica pero piensa en ello y, sobre todo, cree en ti)
    Un besito

    ResponderEliminar